jueves, 25 de junio de 2009

10 comentarios:

Ana dijo...

Sólo clavándose en la sombra. Chupando gota a gota el zumo vivo de la sombra, se puede hacer para arriba obra grande y perdurable. Grato es el aire, grata la luz, pero no se puede ser todo flor y el que no ponga el alma de raíz se seca.
Este poema de Dulce María Loynaz, es el lema que me impulsa siempre a escribir. Ojalá les sirva a todos los que dedican su tiempo y entrega al sacerdocio de esta profesión. Ana Cabrera Vivanco

José Antonio Castro dijo...

Eres grande amiga. No lo olvides.

Ana dijo...

Son los grandes amigos los que engrandecen a los seres humanos. Gracias, Jose por estar y ser siempre tú.

Anónimo dijo...

Que bueno esto de irtenet, estaba buscando mas información sobre Ana y voy y encuentro su blog, así que aprovecho para felicitarla por su libro Las horas del alma que justo hace un rato he terminado de leer y me dejado un poco marcada pues es la primera vez que leo algo relacionado con la historia de Cuba y creo que mucha gente deberia leerlo, yo me encargo de hacerle publicidad en mi entorno.
Enhorabuena por lo bien que ha contado la historia, por que el libro transmite sentimiento, a mi en varias ocasiones me ha emocionad y ha sido un placer poder leer esta historia.
un saludo con mucho cariño
Maria

Ana dijo...

Gracias, María. Acabo de leer tu comentario. Nada me emociona y reconforta tanto como saber que mi novela consigue sensibilizar a los lectores con la historia de mi querida isla. El placer es mío y también el agradecimiento por tus palabras. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por contestar. Y se me olvidó decir que soy andaluza de córdoba y vivo en un pueblo de Jaén y que es la primera vez que hago un comentario de este tipo
un saludo de nuevo
Mariashasheds

Ana dijo...

María: Viniendo de Andalucía y de ti, con todo el entrañable cariño que brota del corazón de tu tierra, tu mensaje es doblemente emotivo para mi.En cuanto termine la nueva novela que está próxima a editarse pretendo visitar Andalucía. Mientras ya sabes que aquí, en Tarragona,la ciudad de las ruinas romanas, cuentas ya con otra amiga. Un fuerte abrazo.

Ana dijo...

María: viniendo de ti y de tu entrañable Andalucía, tu mensaje es doblemente emotivo y apreciado por mi. Me propongo visitar algunas ciudades andaluzas en cuanto terminen los trabajos de edición de mi novela próxima a salir. Mientras te envio un fuerte abrazo con todo mi cariño y ya sabes que en Tarragona, la ciudad de las ruinas romanas cuantas ya con otra amiga.

Anónimo dijo...

Bueno yo entre a este Blog, por que en realidad estaba buscando a Haidee Cabrera (Cubana),escritora y que tenia sus columnas en el periodico en Cuba,(40's) y quisiera saber,si de casualidad la escritora Ana Cabrera Vivanco, tenia algo en familiar con ella,y todo esto por que tengo un escrito de ella(Haidee Cabrera),escribiendo sobre "La Diva de Cuba" Hortensia Coalla, muy lindo donde describe una tarde de ella escuchando la radio en Cuba. Yo soy Mexicano y soy admirador de la Voz y de la persona de la gran soprano Hortensia Coalla,Bueno si fuera Familiar o si sabe algo de ella,algo de Haide Cabrera me gustaria mandarle la copia del escrito de Haidee Cabrera, no hay nada de ella en internet, me puedo imaginar, que a lo mejor, algunas manos mal intensionadas trataron de borrarla de la historia, como hace Cuba cuando las personas no piensan como ellos.

Editorial Bokin dijo...

www.ediorialbokin.com
editorialbokin@outlook.com

Estimado escritor (a) la Editorial Bokin, radicada en la ciudad de Miami, Florida, Estados Unidos de América, los invita a unirse a nosotros. Somos una editora que se dedica a la publicación de todo tipo de manuscritos. Ofertaremos sus obras en Amazon.com, así como en las diferentes librerías del mundo. Usted obtendrá el 3O% de las ventas por Amazom.com y el 20% de las ventas en las librerías y por nuestra página web. Publique su obra bajo el sello de nuestra editorial. Somos un numeroso grupo de profesionales que realizaremos todas las correcciones a su manuscrito que sean necesarias y diseñaremos tanto el interior de su libro como la carátula. Trabajaremos conjuntamente con usted hasta que su obra literaria sea una obra maestra.

Bilbao

Bilbao
Televisión Bilbao

Corte Inglés Zaragoza

Corte Inglés Zaragoza

San Jordi 2011

San Jordi 2011
Corte Inglés

Las Cien Voces del Diablo

Las Cien Voces del Diablo
Una historia arrolladora y sensual que envuelve al lector en un torbellino de pasiones y sercretos y que Ana Cabrera Vivanco narara con una magnífica zoz propia, tan audaz como subyugante. Grijalbo Narrativa 2011

Feria del Libro de Miami

Feria del Libro de Miami
Discurso de presentación Las HOras del ALma

Feria del libro de Miami

Feria del libro de Miami
Discurso de presentación

En Zu Gallery Miami

En Zu Gallery Miami

Zu Gallery

Zu Gallery

Firma de Las Horas en Reus

San Jordi, firma de Las Horas

Conversación con Ana Cabrera Vivanco

¿Cuál fue la mayor dificultad a la hora de abordar esta novela?
El reto más difícil fue eliminarme a mí misma como personaje de la
trama. Aparcar mis sentimientos fue un desafío extremadamente doloroso.
Había que pensar y sentir con la cabeza y el corazón de los revolucionarios,
entenderlos y reflexionar con ellos, soñar el sueño de aquellos que
hicieron del mío una pesadilla. Mi familia fue desde el inicio una de las
perjudicadas con el triunfo de la Revolución. Lo perdió todo. Mi abuelo
dejó de ejercer su profesión de médico y se sumió en una profunda
neurastenia que nos hizo temer por su vida.
¿Cómo vive usted el exilio?
Cuando salí de Cuba, invitada en Tenerife a presentar mi libro La voz
del silencio, sentí que estaba sepultando a mi madre por segunda vez.
La patria está en la sangre y te corre por las venas. En mi escaso equipaje
me traje mutilada Las horas del alma. Había quitado los párrafos en
donde hablaba del proceso revolucionario; no podía levantar sospechas.
Mi pasaporte decía: «Profesión: escritora», y está de más decir que esa
palabra despierta suspicacias. Atrás quedaban mi esposo y mi única
hija, sin una lágrima; las lágrimas también levantan sospechas en las
partidas. No tenía ni la más remota idea de cómo podría rescatar los
muñones de la novela que había dejado en la isla. Mi hija se encargó
de hacerlo arriesgándose a traerlos a España. De haber sabido que los
traía en su maletín de mano, me habrían fallado las fuerzas. Tardamos
tres años y medio en reunirnos los tres desde el otro lado del océano.
¿Qué cree que ha sucedido y sucede en Cuba?
Cuba, antes del 59, era un país moderno que prosperaba dentro del
continente americano. El golpe de estado de Batista, que terminó convertido
en una sangrienta dictadura, cambió el destino del país. El triunfo de la
Revolución fue recibido como un milagro, la gente creyó ciegamente en
su líder, lo convirtieron en el nuevo Dios. Su líder predicaba lo mismo que había predicado Dios y prometía acabar con el hambre, la miseria; había
llegado la hora de la igualdad para los humildes. Al menos esta promesa
con el tiempo se cumplió. Todos, menos la élite que gobierna desde hace
cincuenta años, y los que viven a su costa, fuimos «igualitarizados» por
la ruina y la miseria que se apodera hoy de la isla.
¿Y cree que hay algo que rescatar de la Revolución?
Si tuviera algo que rescatar de la Revolución cubana, sería su papel de
ejemplo frustrante. Nuestra desafortunada fórmula revolucionaria debería
aleccionar a otros pueblos de Latinoamérica para evitar que endiosen
a sus líderes y no permitan, mientras puedan, que se perpetúen en el
poder. El poder desmedido envilece al ser humano. El cambio que
necesita Cuba no va a llegar con la muerte del dictador. La muerte de
un hombre no puede reparar el daño que ya se ha hecho. El mayor de
todos, a las familias cubanas que se han visto separadas por décadas
de sus hijos, o a quienes han muerto sin que esos hijos pudieran volver,
al menos para acompañar su entierro.
¿Qué le gustaría que sucediera en su país?
Me gustaría respirar algún día el aire limpio de la tierra que me vio
nacer, andar libremente por las calles de La Habana viendo a la gente
sin la máscara del miedo, expresando lo que piensa sin temor a ser
encarcelada o reprimida. Quisiera que los que derrocaron a Batista
con las armas no llenaran las cárceles con los hombres y mujeres que
difieren de su ideología y se oponen sólo con el pensamiento pacífico
y la expresión escrita. Me gustaría que existiera diversidad de partidos,
libertad de prensa, elecciones libres… y, sobre todo, que los cubanos
pudiéramos volver a sentirnos unidos, hablando en un idioma común.
Los de adentro y los de afuera siguiendo un mismo camino. Tal vez
mis nietos, aún por nacer, consigan ver este sueño hecho realidad. Yo
me siento un tanto escéptica.
PARA MÁS INFORMACIÓN Y ENTREVISTAS CON LA AUTORA,
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON EL DEPARTAMENTO DE PRENSA DE GRIJALBO.
Teléfono: 93 366 03 94 / 91 535 87 78